Sistemas CIP

Eficiencia en sus procesos CIP (Clean in place)

A medida que aumentan los costos de materia prima y energéticos, la utilización de activos en las plantas de la industria de Alimentación y Bebidas se vuelve aún más crucial. Muchas compañías de procesado de alimentos funcionan aún con sistemas CIP (Clean in Place), con poca automatización, y confiando en un proceso basado simplemente en temporizaciones y verificaciones manuales.

 

Medición precisa de la concentración

Para garantizar el rendimiento óptimo de un sistema CIP es crítico conocer la concentración de detergente en el circuito y el depósito de preparación. La conductividad exige un menor mantenimiento y requisitos de calibración y le permite reducir el consumo energético, de productos químicos y agua.

 

Separación de fases eficaz

Conozca exactamente qué se encuentra en la línea y olvide las conjeturas. Los sensores de transición determinan el momento en que una fase del ciclo CIP finaliza y el momento en que la siguiente debe empezar. Los sensores de conductividad, turbidez o de pH se utilizan para determinar si queda producto o agua de enjuague en la línea para iniciar el sistema CIP solo si tras el enjuague no quedan restos de producto.

 

Medición de la temperatura

La temperatura dentro del proceso CIP puede encontrarse en diversos puntos y se controla cuidadosamente para garantizar el equilibrio entre la eficiencia de la limpieza y el consumo energético.

 

Medición de caudal robusta

La medición del caudal es fundamental para un sistema CIP eficiente. Garantizando un caudal turbulento fuerte, se consigue el efecto de depuración deseado.