Una de las preocupaciones diarias de la industria Química es mejorar su rendimiento y buscar que su negocio sea cada vez más rentable. Necesitamos ser cada día más eficientes, por ejemplo, aumentando su productividad, maximizando el rendimiento de su equipamiento, reduciendo costos y optimizando sus procesos productivos. Para evaluar su competitividad dentro de su organización, se puede utilizar el OEE (Overall Equipment Effectiveness, o
Eficiencia General de los Equipos).
Los problemas habituales que encontramos en el día a día en nuestra planta son:
Pérdidas de tiempo por un mal mantenimiento: Los mantenimientos deben ser preventivos y predictivos, nunca correctivos. La espera constante de mantención durante el turno de trabajo por fallas, sólo evidencia una pobre planeación.
Pérdidas de tiempo por mala planificación: Se debe reducir al máximo cuando el equipo esté disponible y no esté produciendo piezas; esto se evidencia cuando hay una mala planificación de la producción.
Pérdidas de tiempo ocioso: Ya sea a cuenta del operador o propias de la producción, como por ejemplo, en espera de materias primas, herramientas, espera de la orden u otra información.
Pérdidas por reducción de velocidad: Por falta de habilidad del operador, problemas del equipamiento o viajes prolongados de piezas dentro del proceso. Todos factores que se traducen en improductividad.
Pérdidas en tiempo y costos asociados a problemas de calidad: Aparte de evitar las pérdidas por mermas, también hay que evitar los tiempos perdidos en hacer las piezas que fueron rechazadas y en volver a trabajar las defectuosas (Re-trabajos). Se corrige evitando la variabilidad del proceso (mejorando la planificación) y validando la primera pieza buena; también hay que tratar de reducir los tiempos de setup, y de controlar proceso, equipamiento, operador y materias primas.
Pérdidas de tiempo inusuales: Estas son las más difíciles de evitar. Ejemplos pueden ser: reuniones no-regulares durante el turno, los cortes de luz, el fuego, emergencias, simulacros, accidentes, etc.

El objetivo tiene que ser Minimizar los recursos (input) y Maximizar la productividad (output).

El cálculo del monitoreo eficiencia se realiza de la siguiente manera:
OEE = %Disponibilidad x %Productividad x %Calidad
• Menor de 65%, es inaceptable. Se deduce que la industria está produciendo importantes pérdidas económicas, lo que se reduce en muy baja competitividad.
• Menor de 75%, es regular, indicando baja competitividad.
•Menor de 95%, es aceptable, con buena competitividad. – Sobre 95%, es de Excelencia, con valores de clase mundial (World Class) con excelente competitividad.
Nuestra solución para el monitoreo de eficiencia efectiva de sus procesos