Las centrales generadoras termoeléctricas están en busca reducir emisiones de óxido de azufre y de óxidos de nitrógeno a la atmósfera. Por esta razón, muchas de ellas están reconfigurando su operación para reducir las emisiones (ton/año) de dióxido de azufre en un 70%, óxidos de nitrógeno en un 5% y un 70% de partículas. Por esta razón se ha iniciado la transición de combustibles pesados (combustóleo) a gas natural o diésel en sus centrales.

El utilizar tecnología de medición másica coriolis aporta una medición precisa con bajo mantenimiento apta para la medición de gases o líquidos.